Educar niños

¡Qué fácil es criar a un niño!

Por diversos motivos decidí poner pausa al lado profesional, por ello deje de trabajar. Lo que me motivo o ayudo a la toma de esta decisión es que mamá comenzó un nuevo empleo tiempo atrás, de lo contrario ni en sueños me hubiera atrevido, te agradezco ese respaldo Eli.

Ahora paso todo el día con Nabyl y me doy cuenta de todas las cosas que me perdí, entiendo mejor el porqué de su comportamiento.

¿Pero es fácil cuidarla?

Sí, cuidarla es súper sencillo. Me gusta dentro de lo posible, el día este planificado, lo que conlleva que desde temprano tengamos un tipo itinerario para saber lo que haremos en el transcurso. Me gusta orientarla a crear hábitos; un horario para desayunar, después lavar los dientes, bañarnos y continuar con las labores y horas de juego.

Eso es realmente sencillo, cuidarla. Educarla es lo complejo.

Educando a mi hija

Mi carácter es duro, por ello muchas veces me cuesta entender el sentir de las mujeres de esta casa, Nabyl y Eli. No quiero decir que soy un tipo cerrado, pero siento que a veces los adultos nos complicamos la existencia, si alguien dice no, es no, y no hay que ir detrás de esa persona intentando hacerla cambiar de opinión, es una decisión tomada.

Lo anterior es fácil con un adulto porque podría entender el contexto de la situación, pero no con un menor, en este caso mi hija. A Nabyl hay que ayudarla a entender y controlar sus emociones, no confundirla haciéndola intentar descifrar porque papá está molesto.  

Ahora comprendo y valoro todo el esfuerzo que realizó mamá con el pasar de estos casi tres años, no es sencillo lidiar con rabietas que aparecen de la nada, perseguirla para que pruebe un pedazo de comida, prestarle atención en todo momento que lo solicita, atender labores domésticas, buscar las llaves de la casa porque debido a un descuido las deje al alcance de la niña y ahora están perdidas, tener que recoger juguetes, libros, ropa y migas de comida todo el tiempo.

El camino fácil seria, prende el televisor poner caricaturas o un programa “educativo” y listo. ¿Pero entonces cual sería mi papel aquí? El de un simple espectador que no tendrá derecho a quejarse o reclamar por actitudes adoptadas de una caja.

 Extraño la vida de oficina

Pffffff que sencilla era mi vida estando sentado frente a un escritorio, tirando código de vez en vez, responder correos, atendiendo a los clientes internos y externos, comer tranquilo y esperar la hora de salida (si es que había hora de salida ese día).

Claro que extraño esa vida de sedentarismo porque es sencillo, pero en verdad estoy disfrutando cada momento al lado de Nabyl, suena trillado, pero aprendes cosas nuevas, obvio no profesionalmente, pero por ejemplo te vuelves más tolerante a la frustración, adquieres habilidades sobre el convencimiento y negociación.

Es una forma graciosa de decirlo, pero es una capacitación intensiva para la reincorporación al ambiente laboral.

Mamá, papá que lees esto, valora el esfuerzo que realiza la figura que se encarga de educar en mayor tiempo a tu hijo. Como lo dije al inicio, cuidar a un menor es sencillo, educarlo es todo un arte.

Publicado por Papá

Ing. Sistemas Computacionales.

Geek por gusto y profesión, papá primerizo.

Puedo ver en una noche toda la saga de Star Wars una y otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *