Mamá Oxitocina Trabajo

Mamá vuelve al trabajo

Cuando Nabyl nació tome la decisión de dejar de trabajar fuera de casa para dedicarme a su cuidado 24/7, entonces la idea era pausar sólo unos meses y ahora han pasado casi 3 años.

Mi búsqueda

Durante todo este tiempo busque empleos que pudieran ajustarse a mi vida como mamá, sin embargo siempre hubo algún detalle que no encajaba, si bien los horarios, salarios en el país no siempre son justos, he de aceptar que mi determinación por encontrar un empleo no era completa, pues aún me encontraba insegura de dejar a Nabyl al cuidado de alguien más.

Siempre me pareció raro escuchar que las mujeres y sobre todo las madres suelen sufrir cierta discriminación al buscar empleo, sin embargo, lo viví en carne propia.  Cuando avisé en la empresa donde laboraba que estaba embarazada, una mujer, quien era mi superior me dijo «Ya sé, vas a dejar el empleo, siempre pasa cuando se embarazan».

En otra ocasión, el entrevistador me dijo «Estás muy capacitada, incluso podrías enseñarnos algunas cosas, pero eres mamá y le vas a dar prioridad a tu hija, por eso no me gusta contratar mujeres». Este tipo de frases me hicieron dudar de mi capacidad de desarrollarme como madre y profesional al mismo tiempo.

¡Encontré empleo!

Finalmente hace casi dos semanas, un amigo me sugirió enviar mi CV para postularme a la empresa donde trabaja, acudí a la entrevista, estaba nerviosa pues había pasado mucho tiempo desde la última vez que me postulé, pero la entrevista pareció salir bien. Me llamaron y ahora el puesto es mío.

Debo admitir que cuando leí en el correo «Has sido aceptada para el puesto» tuve sentimientos encontrados, estaba feliz, sin embargo el sentimiento de nostalgia por dejar a mi hija me invadió y no pude hacer otra cosa más que llorar.

Al contarle a mi esposo, él no entendía porque lloraba, y es comprensible pues él tuvo que volver al trabajo cuando Nabyl tenía 5 días de nacida. Llore durante la noche y al día siguiente, incluso mientras escribo esto quiero hacerlo.

Desde siempre le hemos explicado a Nabyl que un día mamá volvería al trabajo, ahora que se lo hemos confirmado, parece entender y estar tranquila al respecto. Eso me deja tranquila, espero haber creado un apego seguro que la haga entender que aunque mamá salga a trabajar, volverá a casa para llenarla de besos.

Mañana me reintegro al mundo laboral, estoy nerviosa pues es como iniciar de cero, me encuentro emocionada por desarrollarme profesionalmente y decidida a hacer mi mejor esfuerzo.  Siento nostalgia de ver a mi hija tan grande, independiente de acuerdo a su edad y feliz.

Voy a extrañar ser su almohada en la siesta de medio día, llevarla a mi cama en la mañana para ver caricaturas, su voz pidiéndome jugar un rato y aunque las rabietas me suelen desesperar, extrañaré escucharla pedirme un abrazo para tranquilizarse.

Volver al trabajo y salir de mi zona de confort es un reto enorme y me considero capaz de lograrlo; además confío en el trabajo realizado durante estos casi 3 años con Nabyl y espero que el proceso sea te tranquilo para toda la familia. Todos los días le recuerdo que aunque esté lejos  siempre voy a estar en su corazón y ella en el mío.


Compartir
Publicado por Mamá

Q.F.B. egresada de la Facultad de Química de la U.N.A.M.

Me gusta rollear por la ciudad (cuando hay tiempo).
¡Soy una mamá pro lactancia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *