El origen del rebozo

El rebozo es conocido por ser una prenda de vestir para las mujeres, es largo y de forma rectangular. Elaborado en una pieza, pudiendo incorporar diferentes colores y formas, dando pie a un diseño particular sumamente atractivo.

La longitud de los rebozos puede variar, los hay de 1.5 mts, 3, mts o más largos. Utilizados como complemento en el vestir de la mujer, como cargadores y apoyo en la crianza de los bebés.  

Historia del rebozo

A ciencia cierta no se conoce el origen del rebozo pero existen varias teorías: se dice que pudo ser una prenda proveniente de la India y llegada a México por el Galeón de Manila; otra versión indica que pudo ser una derivación de las famosas mantillas españolas, aunque también hay quién dice que surge de la combinación del ayate indígena (el cual era de ixtle compuesto de dos lienzos) o del mamatl (un lienzo rectangular con bordes de un material distinto), ambos usados por hombres y mujeres para carga y transporte de mercancías diversas, con los materiales, colores y formas de las prendas españolas.

Los indígenas lo llamaban ciua nequeatlapacholoni, que quiere decir “como toca de mujer o cosa semejante” según el Vocabulario de Molina, de 1555 aunque la palabra como tal tiene su aparición documentada hasta el año 1572 cuando Fray Diego Durán lo describe como una prenda de las mujeres mestizas para cubrirse para entrar a los templos.

“Rebociño, mantilla o toca corta, de que usan las mujeres para cubrir el bozo”.


Diccionario de la lengua española (1737)

Para el siglo XIX el rebozo formó parte del ajuar indispensable de las mujeres, incluso en las fotografías revolucionarias se puede ver a las soldaderas portando los tradicionales rebozos de bolita.

Frida Kahlo se convirtió en la figura icónica en el uso del rebozo, prenda que luce portando en varios de sus autorretratos y en fotografías de la época.

El uso del rebozo en la actualidad

Actualmente el uso del rebozo ha disminuido pero mucho se está haciendo para recuperar el uso de la prenda.

Mamá cargando recien nacido

Tradicionalmente es utilizado también para cargar bultos e incluso para cargar a los hijos en la espalda, o amarrados como cuna para arrullarlos, pero también como instrumento de parteras tradicionales en el tratamiento de la sobada y la manteada usadas para acomodar al bebé y en el k’ax yeet’ o masaje posparto maya, de monederos y hasta de pañuelo en caso de emergencia.

El rebozo es muy versátil, pueden ser usados ornamentalmente o para cubrirse de la intemperie, como bufandas, a manera de chales o para tapar la cabeza ya sea de mujeres u hombres.

Además de los beneficios que aporta a la crianzas de los bebés, ya que fortalece el vínculo con la madre o padre, asegurando así de tener al pequeño en todo momento. Personalmente como padre se me complica el uso del rebozo o el fular porque se debe asegurar de diversas formas o nudos, pero esto lo atribuyo únicamente a mi falta de práctica o interés y tiempo para dedicarle.

En contadas ocasiones he llevado a mi hija de casi tres años en un rebozo o fular y es sumamente práctico, liberas las manos y tienes libre movimiento.

Te invito a leer esta entrada sobre el porteo adecuado y seguro.

Y si quieres iniciarte en el proteo, quizá tienes ya la experiencia o bien como prenda de decoración personal o del hogar, puedo ofrecerte algunas opciones en nuestra tienda.

Imagen tomada de Pinterest

Fuente:

http://www.amigosmap.org.mx/2014/08/30/el-rebozo-una-prenda-de-identidad-mexicana/
Compartir
Publicado por Papá

Ing. Sistemas Computacionales.

Geek por gusto y profesión, papá primerizo.

Puedo ver en una noche toda la saga de Star Wars una y otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *