¿Cómo hablar de la muerte con los niños y el duelo en la infancia?

La muerte sin duda es uno de los temas más difíciles de tratar, cuando un ser querido muere puede resultar difícil afrontarlo, hablar al respecto y  tratar de explicarlo a los más pequeños parece una misión imposible.

Nuestra experiencia

En nuestra familia han fallecido algunos familiares en los últimos años, sin embargo ninguno de estos han sido cercanos a nuestra hija. El año pasado murieron dos de nuestros perros y fue entonces cuando nuestra hija preguntó qué había pasado, si bien no es comparable la pérdida de un humano a una mascota, estas experiencias nos han servido para ir adentrándonos en cómo hablar de la muerte con Nabyl.

Nosotros no practicamos ninguna religión así que con palabras simples le explicamos que Body nuestro perro había muerto, ya no podría jugar ni iba a volver, que lo íbamos a enterrar y que cuando lo extrañaramos podíamos visitarlo en el jardín.

Es probable que nuestra hija no haya entendido del todo que sucedió, sin embargo evitamos mentirle al respecto.

Desde mi punto de vista independientemente de lo que creamos que sucede al morir, es importante tratar el tema con naturalidad,  finalmente es algo que sabemos que algún día nos sucederá.

Además, recordemos que los hijos son excelentes imitando nuestras actitudes y si nos ven hablar del tema con demasiado miedo o inseguridad, vamos a transmitir estas emociones.

Así que para que podamos tratar este tema con los pequeños, es necesario que nosotros tengamos la mente clara respecto a la muerte y si es algo que nos causa demasiado miedo, primero tratarlo con un profesional.

¿Qué recomiendan los especialistas?

Según especialistas hay puntos clave para hablar de la muerte con los niños y niñas:

  • No mentir. Muchas veces nuestros miedos a la reacción de nuestros hijos pueden hacernos contar historias que son mentira. Por ejemplo, recuerdo que alguien me platicó que nadie le quiso decir a una niña que había sucedido con su padre y entonces todos los días la pequeña esperaba que papá volviera del viaje al que había salido; y así pasaron años en los que experimentó sentimientos de abandono y frustración cada día, hasta que entendió que su padre había muerto.
  • Dejarlos expresar sus sentimientos y ayudarles a identificarlos. Es probable que los pequeños lloren cuando se les explique que algún ser querido murió, evitemos frases como “No llores” y ayudemos con otras como “Entiendo que estás triste y está bien llorar, yo también me he sentido / me siento así”, “Estás enojado porque no podremos volver a ver a … y lo entiendo”.
  • No ocultar. Por ejemplo en el caso de personas enfermas que están en gran riesgo de morir, explicar a los niños lo que está sucediendo y así la muerte no sea por completo una sorpresa.
  • Ayudarlos a exteriorizar sus sentimientos. Para esto podemos apoyarnos de libros, música, dibujo, pues puede resultar más fácil para ellos expresar sus emociones por medio de estas herramientas.
  • Explicar si existirán cambios en casa. Cuando quien  muere es cercano, es probable que haya cambios en la dinámica familiar, por lo tanto se recomienda anticiparles cuales serán estos cambios y porque es necesario llevarlos a cabo. También es recomendable tratar de volver a las rutinas lo más pronto posible.
  • Los rituales. Algunas religiones tienen sus propios rituales, si es el caso entonces explicar que significa cada cosa que se va a realizar y porque. Si como en nuestro caso, no practican ninguna religión, pueden elegir un ritual que ustedes mismos hayan creado, hablar sobre la persona que falleció, cantarle, etc.
  • Por ejemplo nosotros le dijimos a nuestra hija que podía despedirse de nuestro perro y días después con ayuda del abuelo plantó un rosal en el jardín para recordarlo.
  • Observar su comportamiento. Debemos estar atentos a las reacciones de los niños, observar que no estén preocupados en exceso por morir, que dejen de comer o de realizar sus actividades favoritas; si notamos una reacción así entonces debemos acudir con un psicólogo que los ayude a superar ese duelo.

Además de hablarles sobre la muerte, también debemos hablarles sobre la vida, la importancia de estar vivo y de disfrutar cada momento. Entender como adultos que lo triste de morir es no haber disfrutado de la vida cuando pudimos.

Si bien explicar la muerte es un tema complejo, es necesario tratarlo con nuestros hijos e hijas, tal vez lo entiendan mejor de lo que nosotros creemos y eran nuestros miedos los que nos impedían hablarlo.

En México tenemos la fortuna de contar con la tradición del día de muertos, que nos ayuda de cierto modo a introducir a los pequeños en este tema, muy a la ligera pero se tiene el concepto de la vida y la muerte.

Puedes ver este video con una duración de 8 min. Si tuviste una situación por la cual pasar ¿cómo lo resolviste con tus hijos? siempre son bienvenidas todos los comentarios, apredamos juntos.

Publicado por Elizabeth

Q.F.B egresada de Ciudad Universitaria.

Me gusta patinar cuando tengo oportunidad, mantener contacto con otras mamás y papás, para ampliar el conocimiento y experiencias sobre la crianza.

¡Me gusta la ciencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *