Regalos «no» muy útiles

Cuando estaba embarazada no sabíamos con exactitud qué cosas debíamos comprar para el nacimiento de nuestra hija, además como nuestra familia nos organizó dos Baby Shower decidimos no comprar nada hasta que los festejos terminaran y así no caer en el error de comprar algo que pudiéramos tener. En ambos festejos afortunadamente recibimos una gran cantidad de regalos, al grado que durante el primer año de vida de Nabyl sólo tuvimos que comprarle pañaleros un par de veces pues tenía demasiada ropa.

Durante los primeros tres meses no tuvimos necesidad de comprar toallitas húmedas pues también nos regalaron muchos paquetes e incluso nos regalaron dos cunas corral. Fue después de los baby shower que decidimos comprar una cuna que se convierte en cama individual y algunas otras pocas cosas. Si bien muchos de los regalos nos fueron útiles, también algunos los usamos muy pocas veces, y no precisamente porque no sirvieran, simplemente porque para nuestro estilo de vida no fueron necesarios.

Como mencioné anteriormente, compramos una cuna que se convierte en cama, cuando Nabyl era recién nacida, ella dormía en su cuna corral, con el tiempo descubrimos el colecho y la cuna que papá compró se encuentra nueva en el cuarto de Nabyl, lo único que utilizamos fue una especie de buró que tiene la cuna y los cajones de esta. También nos regalaron una carriola grande, una silla portabebé y un bambineto, los cuales hemos usado solo dos veces en 18 meses, debido a que el fular y la mochila ergonómica nos resultan más prácticos para transportar a Nabyl.

Mis padres le regalaron una silla mecedora Mamaroo, que me fue útil a ratos mientras yo comía, Nabyl era muy pequeña, pero cuando ella comenzó erguirse, sentir más inquietud por los objetos, esto fue alrededor de los 4 meses, dejamos de utilizarla pues corría riesgo de caer/voltearse.

A estos artículos se suman biberones, que solo utilice algunas veces para almacenar mi LM, chupones, zapatos para bebé, baberos, diademas para bebé, canguros (colgonas), vaso 360 entre otros.

Las cosas que nos han sido demasiado útiles son los fulares y mochila ergonómica, silla periquera, pañalera con forma de mochila,  batas para comer, ropa desde 3 hasta 18 meses, toallitas húmedas, vasos de plástico (no entrenadores).

En la actualidad existen cientos de productos que tienen como finalidad hacer del cuidado de los hijos una  tarea más fácil, sin embargo, su utilidad dependerá en gran parte del estilo de crianza que se planea y de los recursos de la familia, por ejemplo, quien tenga un automóvil  tal vez prefiera invertir en una carriola  grande en lugar de un cargador ergonómico.

Compartir
Publicado por Mamá

Q.F.B. egresada de la Facultad de Química de la U.N.A.M.

Me gusta rollear por la ciudad (cuando hay tiempo).
¡Soy una mamá pro lactancia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *