¿Qué vacunas no están en la cartilla?

Vacunar a nuestros hijos es un acto de amor, pues puede salvarles la vida ya que los protege de infecciones que si bien pueden cursar sin más problema, también pueden cursar de manera grave y dejar secuelas en su salud.

Esquema básico de vacunación

En México la cartilla Nacional de vacunación incluye 13 vacunas en su esquema básico para niños entre 0 y 9 años. Estas vacunas son gratuitas y proporcionadas por el sector salud, en seguida te mostramos cuales son y contra que protegen a tus pequeños.

  • BCG: Protege contra la tuberculosis.
  • Hepatitis B: Protege contra la hepatitis B.
  • Neumococo conjugada: Protege contra 10-13 serotipos de neumococo
  • Pentavalente acelular: Protege contra difteria, tosferina, tétanos, poliomielitis e infecciones producidas por Haemophilus Influenzae tipo b.
  • Rotavirus: Previene infecciones ocasionadas por Rotavirus.
  • Influenza: Protege del virus de Influenza.
  • Tripe viral SRP: Protege del sarampión, rubéola y parotiditis (paperas).
  • DPT: Protege contra difteria, tos ferina y tétanos.
  • SABIN: Protege dela poliomelitis.
  • VPH: Protege contra diversos tipos del virus de papiloma humano.

Es importante que el esquema de vacunación de nuestros pequeños y también el nuestro, esté completo pues así podemos protegernos de infecciones que puede causar enfermedades graves y traer repercusiones a nuestra salud.

¿Cuáles vacunas no están en el esquema básico?

Además de estas vacunas, existen otras que si bien no están incluidas en el esquema básico, es importante aplicarlas. Las vacunas son las siguientes:

  • Hepatitis A: Esta vacuna protege contra infecciones ocasionadas por el virus de Hepatitis A. Esta infección se puede adquirir al estar en contacto con heces y objetos infectados con el virus. En México cada año se reportan 25 mil casos de hepatitis A, es decir 1.5% de los mexicanos están infectados y la mejor manera de prevenir la infección es vacunar. La vacuna contra Hepatitis A se aplica a partir de los 12 meses de edad, se dan dos dosis con al menos 6 meses de separación entre cada aplicación. La vacuna está disponible en el sector salud, sin embargo es difícil conseguirla y hay que estar pendientes en campañas de vacunación. El costo de aplicación en el sector privado depende del consultorio, pero oscila entre los $800-$2000.
  • Varicela: Esta vacuna protege contra la varicela, esta enfermdad aunque suele ser común, puede traer consecuencias graves como meningoencefalitis. En México el promedio de casos de varicela anual fue 296 733, 57 en menores de 9 años, la mayoría de marzo a mayo; de 2004 a 2012 los egresos hospitalarios de varicela fueron 17 398, de ellos 4.6% presentó meningoecefalitis, 2.5% neumonía y 18% otras complicaciones. La mejor manera de prevenir está infección es la vacunación, la vacuna puede aplicarse desde los 12 meses de edad, se requieren dos dosis y dependiendo de la marca aplicada será la separación entre ambas aplicaciones. Esta vacuna está disponible en el sector público y es relativamente más fácil de conseguir que la de Hepatitis A, sin embargo, hay que buscar en que clínicas la aplican y estar pendiente durante campañas de vacunación. El costo en el sector privado oscila entre: $700-$2000.
  • Meningococo. En México, en el periodo de 2003 a 2009, según  el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (SINAVE) se registraron 60 casos de meningitis meningocócica por año. Tan solo de Enero a Marzo del 2017 se registraron 14 casos de meningitis meningocócica. Los grupos más vulnerables a esta infección son los niños y niñas menores de 5 años. Esta infección también se puede prevenir con vacunación, la primera dosis puede ser aplicada a partir de los 9 meses de edad. Lamentablemente esta vacuna no se consigue en el sector público y es necesario comprarla, el costo puede ir desde $1700 a $2500 aproximadamente.

Si bien los costos de las vacunas adicionales al esquema básico puede parecer alto, el costo de adquirir dichas infecciones puede ser mayor, no solo económicamente sino en cuestión de salud en caso de que nuestros hijos adquieran alguna de estas infecciones. Sería adecuado hacer una especie de ahorro dedicado a la aplicación de estas vacunas.

Te puede interesas leer esto:

http://www.scielo.org.mx/pdf/spm/v59n6/0036-3634-spm-59-06-650.pdf

https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/215342/3_Reporte_de_marzo_de_2017.pdf

Compartir
Publicado por Mamá

Q.F.B. egresada de la Facultad de Química de la U.N.A.M.

Me gusta rollear por la ciudad (cuando hay tiempo).
¡Soy una mamá pro lactancia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *