¿Qué es la oxitocina?

Nuestra página lleva por nombre mamáoxitocina, pero ¿sabes qué es la oxitocina?

La oxitocina, es una hormona producida en el hipotálamo y secretada por la glándula pituitaria posterior.

Esta hormona juega un papel importantísimo en el proceso del parto y en la lactancia, por eso decidimos llamar así a nuestro blog.

Seguramente durante el embarazo o estando el labor de parto escuchaste hablar de esta palabra. La oxitocina además de producirse naturalmente por el cuerpo humano, también es el fármaco más prescrito en la práctica de la Obstetricia para inducción o conducción del trabajo de parto, dicho en otras palabras algunos médicos la utilizan para acelerar el trabajo de parto.

También se le conoce como la hormona del amor, la generosidad, la confianza, del abrazo, de la calma ¡pura cosa bonita!

Otra de las funciones que se piensa tiene esta hormona se asocia con el contacto físico y el orgasmo.

No está comprobado, pero se mantiene en estudio que el cerebro parece estar vinculado en el reconocimiento y establecimiento de relaciones sociales y podría estar asociado en la formación de relaciones de confianza y generosidad entre personas.

Estructura química de la oxitocina

La oxitocina en el parto

El papel tan importante de esta hormona en el proceso de parto, hace que deba ser ampliamente conocida por todos los obstetras y nosotros como “pacientes” deberíamos tener un conocimiento general. El cuerpo de la mujer es capaz de generar la oxitocina requerida para la labor de parto, sin embargo, en algunas ocasiones puede administrarse oxitocina después de una evaluación médica adecuada. 

¿Para cuáles condiciones o enfermedades se prescribe este medicamento?

La inyección de oxitocina se usa como auxiliar para empezar o mejorar las contracciones durante el parto, también es utilizada para reducir el sangrado una vez finalizado el parto.

Aunque también se puede usar en conjunto con otros medicamentos o procedimientos médicos para terminar un embarazo. La oxitocina pertenece a una clase de medicamentos llamados hormonas ocitócicas. Funciona al estimular las contracciones del útero.

¿Cómo se produce la oxitocina en el cuerpo?

La oxitocina se produce en los núcleos supraóptico y paraventricular del hipotálamo, se libera sobre todo de la neurohipófisis y de terminaciones nerviosas. Viaja del cerebro al corazón y de ahí a todo el cuerpo, activa o modula una amplia gama de funciones y emociones. Su efecto principal son las contracciones del miometrio y de las células mioepiteliales de la mamá para la eyección de leche.

En las mujeres, la oxitocina se libera en grandes cantidades tras la distensión del cérvix uterino y la vagina durante el parto, así como en respuesta a la estimulación del pezón por la succión del bebé, facilitando por tanto el parto y la lactancia.

Oxitocina como medicamento

La presentación de la oxitocina es en forma de solución (líquido) para administrarlo por vía intravenosa (en la vena) o intramuscular (en el músculo) por un médico en un hospital o clínica. Si la inyección de oxitocina se administra para inducir el parto o para aumentar las contracciones, por lo general se administra por vía intravenosa con supervisión médica en un hospital.

Algunos efectos secundarios pueden ser graves.

  • sarpullido,
  • urticaria,
  • picazón,
  • dificultad para respirar o tragar,
  • inflamación del rostro, la garganta, la lengua, los labios, los ojos, las manos, los pies, los tobillos o la parte inferior de las piernas,
  • ritmo cardíaco rápido,
  • hemorragia inusual.

Aunque seguramente de ser aplicada se hará dentro del hospital o clínica, será durante el monitoreo que te realice el doctor pueda llegar a ver si presentas algunos de esos efectos secundarios.

No está por demás recordar que la oxitocina no se debe usar para inducir el parto (para ayudar a empezar el proceso del nacimiento en una mujer embarazada), a menos que exista una razón médica válida. En palabras de la OMS, “La conducción del trabajo de parto debe realizarse solo en casos en los que haya una indicación médica clara y en los que los beneficios esperados superen los  posibles perjuicios”.

Acércate a tu médico o al especialista para que te ayude a ampliar la información sobre los riesgos y los beneficios de usar este medicamento.

Lo anterior son recomendaciones de la OMS para la conducción del trabajo de parto. OMS, 2015.

Publicado por Elizabeth

Q.F.B egresada de Ciudad Universitaria.

Me gusta patinar cuando tengo oportunidad, mantener contacto con otras mamás y papás, para ampliar el conocimiento y experiencias sobre la crianza.

¡Me gusta la ciencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *