Mucho hemos hablado de la crianza actual, de los métodos y formas, pero en algún momento te has preguntado ¿cómo se criaban a los niños anteriormente?

Para esto nos remontaremos unos pocos años atrás entre1325 y1521, sí me refiero al imperio azteca, donde no existían conceptos como la crianza respetuosa, ni siquiera lo que hoy podríamos ver como humanización.

La entrada tiene como única finalidad conocer un poco de nuestra historia.

De acuerdo a diversos estudios antropológicos fue la “disciplina dura” que los aztecas impartían a los niños lo que forjaría esta gran raza, pero a su vez los veían como uno de los más sagrados tesoros que habría que cuidar.

Se consideraba  la familia azteca como una parte importante de la sociedad, tan era así que en realidad las mujeres que morían dando a luz recibían los mismos honores que los guerreros aztecas que morían en la batalla.

Nacimiento de los niños aztecas

Los aztecas daban la bienvenida a la vida de los niños y niñas con fiestas y celebraciones, el entorno de envolvía de alegría. De hecho, hay canciones históricamente conocidas de los antiguos tiempos aztecas que incluso comparan a los niños con el jade y otras piedras preciosas, por lo que no es de extrañar que el parto fuera considerado una de los actos más memorables.

Diosa de las aguas Chalchiuhtlicue, purificadora de los bebés

Diosa de las aguas Chalchiuhtlicue, purificadora de los bebés

La imagen tradicional de la partera azteca era una señora mayor, quien ayudaba a traer al bebé, después de nacido daba un poderoso grito de guerra al momento del nacimiento.

Sin embargo, curiosamente, la partera era la encargada de pronunciar el rol que el niño desempeñaría para la sociedad justo después de su nacimiento. Los niños estaban típicamente destinados a ser guerreros.

Por otro lado, las niñas estaban predestinadas a ser las encargadas de las tareas de la casa, a formar una familia y a elaborar y reparar la ropa.

Los roles eran simbolizados al enterrar el cordón umbilical de la niña bajo la casa, mientras que el de los niños era entregado a un guerrero para que fuera enterrado en un campo de batalla.

Diferencia de clases

Cuando cumplían aproximadamente 9 años de edad, los niños de la nobleza ingresaban al internado de Calmecac, una escuela en donde eran entrenados para sacerdotes, senadores, guerreros, maestros o gobernantes.

Allí eran instruidos en tópicos tales como historia, religión, música, astronomía, filosofía y economía.

Durante los años de formación, los niños de castas superiores estaban sometidos a un estricto régimen disciplinario que involucraba fuertes castigos físicos ante el incumplimiento de los deberes exigidos.

Entre los valores primordiales, eran inculcados la verdad, la justicia, la humildad, la castidad y el respeto a los mayores.

Mientras tanto, los niños varones de estamentos más bajos acudían a Telpochcalli, algo así como una escuela barrial, en donde eran instruidos en actividades prácticas. Una vez adultos, después de casarse, recibían una porción de tierra para usufructo propio y tenían la obligación de trabajar también en los calpulli, en donde colaboraban  para pagar tributos comunitarios.

Las niñas eran educadas en la casa, junto a sus madres, en donde aprendían tareas hogareñas, como la impieza, la cocina o el tejido. La educación superior estaba reservada para las niñas de castas nobles, que permanecían en centros educativos hasta que llegara el momento de casarse.

En algunos conceptos parece que no hemos evolucionado lo suficiente, gran parte de la población sugiere seguir creyendo que el varón es el único responsable de traer  sustento a la familia y las mujeres las encargadas de la crianza y el hogar, contribuyamos a ampliar el criterio.

¡He quedado fascinado con esto y quiero seguir conociendo más de mis raíces!

Fuentes:

cultura-azteca.com
mx.tuhistory.com
clio.rediris.es
templomayor.inah.gob.mx

Chalchiuhtlicue/ Códice Borbónico; 4) National Geographic;

Compartir