Mascota y bebés: ¿cómo lograr una sana y buena convivencia?

Mucho antes de que mi hija naciera, es más antes de conocer a mi esposa yo tenia un perro en casa de la raza beagle. Luego estuvo el tema de la abejita que poliniza la flor y ¡pum! de pronto ya tenia una perra, cría del primer perro. 

Para no hacer el cuento largo y entrar en detalles ahora vivo con mi esposa, mi hija y se unió la perra. Es muy noble, dócil y se divierte a lo grande con mi hija y viceversa. 

Pero antes de llevarla a vivir con nosotros,  Kira (la perra) vivía con mis papas surgieron muchas dudas que ahora las trataré. 

¿Y si la mascota no quiere a mi hija?

Regularmente la mascota, en este caso Kira se acostumbro a compartir el espacio y la atención con Nabyl, ya que se habían visto en ocasiones anteriores y habían interactuado. De manera inicial la raza beagle no es considerada agresiva, si inquieta por su naturaleza de «rastreador».

Sin embargo ahora que vive con nosotros y aunque la conozco desde cachorra debo establecer permanente vigilancia.

Entonces como consejos es preferible tener a la mascota de cachorro (puedes adoptar uno), pero si ya tienes un perro adulto en casa, sólo asegúrate que no sea demasiado territorial, de lo contrario tendrá que recibir una re-educación y esto tiene que ser antes de ponerlo a convivir con el bebé.

¿Cómo definir el espacio de la mascota?

Si bien a muchas personas nos gusta tener a las mascotas cerca, es fundamental establecer espacios. La asignación de espacios evidentemente dependerá del lugar en donde vivas. 

Por ejemplo, el lugar donde la mascota duerma que sea fuera del cuarto del bebé. En nuestro caso la perra duerme en el patio, lo hacemos más por higiene. Aunque de día esta dentro de la casa, preferimos mantener el espacio de dormir totalmente separado. 

La comida y el agua de la mascota siempre es preferible mantenerlos fuera del alcance del bebé y fuera del lugar donde comas con la familia, también aquí dependerá el comportamiento de la mascota.

Kira tiene su comida y agua en el patio, aunque no es nada agresiva y permito que mi hija se acerque a ella cuando come, particularmente en esos momentos es cuando más atención pongo y estoy muy cerca. 

Como conclusión veo bien tener mascotas en casa, siempre y cuando puedas dedicarles ese momento de cariño que merecen. Mi hija está encantada con su perra y ahora sólo juega con ella, se ha alejado un poco de los distractores»nocivos» como la TV, quizá sea la emoción inicial pero por algo se empieza. 

A mi como adulto implica una re organización, tanto en tiempo como en finanzas de la familia, ahora habrá que comprar croquetas, limpiadores, veterinario y artículos diversos para el bienestar de la mascota. Pero si la mascota está bien, seguro la familia también lo estará. 

Si dentro de tus posibilidad está tener cualquier tipo de mascota, hazlo te servirá como buen ejercicio de afrontamiento al cambio. 

¡Cuéntame tus buenas y malas experiencias con mascotas!

Compartir
Publicado por Papá

Ing. Sistemas Computacionales.

Geek por gusto y profesión, papá primerizo.

Puedo ver en una noche toda la saga de Star Wars una y otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *