El aburrimiento ¿es sano para mi hija?

Son contadas las ocasiones en las que Nabyl ha expresado ¡papi ya me aburrí! pone una cara triste y comienza a dar vueltas por la casa. Mi primera reacción fue pensar ¿y qué debo hacer, si estábamos jugando a gusto con los juguetes? y me sentí un tanto culpable por no saber como actuar y no niego que la solución inmediata en pensamiento fue ¡veamos T.V.!

Tiempo estructurado

No es otra cosa que tiempos que están marcados por una rutina, por ejemplo la caricatura preferida de mi hija es un tiempo estructurado que no la permite ver más allá de ese «universo» del programa. 

Importancia de los tiempos no estructurados

Los niños necesitan correr, explorar, tropezarse y comprometerse con el entorno cercano: el tiempo no estructurado.

Ahora que tenemos una mascota en casa mi hija disfruta más los tiempos no estructurados, ya que le permiten estar explorando con el animal cada rincón de la casa, he visto un aumento en la creatividad de Nabyl, inventando palabras y juegos. Hay veces que me invita a salir al jardín y cazamos dragones. 

Sin ir más allá, la rutina que yo veo normal de ir al mercado local a comprar la comida de la semana, ella la ve como un momento nuevo de explorarción y créanme pone muchísima atención  al entorno, cosa que yo no hago.

El tiempo no estructurado ayuda a que los niños exploren, encuentren y desafíen sus propias pasiones. Si los mantenemos ocupados con clases y actividades estructuradas o si les permitimos «llenar» su tiempo con tecnología, nunca sabrán interpretar las señales que genera su corazón (pasión), que podría despertar el interés a estudiar las imperfecciones de la de un árbol, a construir un fuerte en el jardín, a modelar un monstruo con plastilina, a dibujar una casita, etc.

Estas llamadas del corazón son las que nos dirigen a las pasiones que darán sentido a nuestras vidas, y están a nuestra disposición desde el comienzo de nuestra infancia, cuando tenemos rienda suelta para explorar y perseguir aquello donde nuestro interés nos lleve.

¿Por qué el «me aburro» se convierte en un freno constante para tantos niños?

La mayoría de los niños, si se les da tiempo no estructurado y tras alguna pequeña queja, aprovechan la oportunidad y encuentran algo interesante que hacer con él.

Los niños siempre son felices al máximo con juegos autodirigidos. Esto es así porque jugar es su «trabajo». Es como resuelven emociones y experiencias que han tenido. Observa cómo juega cualquier grupo de niños (en el exterior, donde no hay posibilidad de pantallas). Se organizarán entre ellos para una actividad de cualquier tipo, la construcción de un puente con tierra, cualquier juego de emulación o viendo quien salta más lejos.

Cuando los niños no son capaces de encontrar algo que hacer, usualmente es porque:

  • Están tan acostumbrados a los entretenimientos de pantalla que no tienen práctica en mirar dentro de ellos mismos en busca de directrices.
  • Su tiempo es siempre tan estructurado que no están acostumbrados a encontrar cosas divertidas que hacer con su «tiempo libre».
  • Necesitan atención de los padres. Todos los niños necesitan encontrarse con sus padres a lo largo del día para «recargarse»

Actividades para atacar el aburrimiento

  • Correr dando vueltas al jardín tres veces
  • Poner algo de música y bailar
  • Cepillar al perro o darle un baño
  • Buscar formas en las nubes
  • Ver cuántas veces puedes acertar en la canasta de baloncesto
  • Hacer un dibujo
  • Planear una caza del tesoro con pistas
  • Montar en triciclo
  • Hacer papel de regalo casero
  • Organizar tu habitación
  • Leer un cuento
  • Crear una obra de teatro con disfraces
  • Recortar fotos de revistas y hacer un collage
  • Sorprender a mamá haciendo la comida
  • Montar un zoo con los peluches
  • Hacer y decorar un calendario, marcando las fechas importantes
  • Crear un recorrido de obstáculos
  • Hacer una pelea de globos de agua (¡en el exterior!)
  • Construir un fuerte con sábanas y almohadas
  • Hacer muñecos con calcetines viejos y botones

Por eso ahora cada que Nabyl mencione ¡ya me aburrí! sé que es tiempo de poner a volar la imaginación y compartir más momentos con ella.

Deja que sea tu pequeño/a quien te guié.  

Fuente y extractos: Crianza natural ; http://www.crianzanatural.com/art/art180.html
Publicado por Papá

Ing. Sistemas Computacionales.

Geek por gusto y profesión, papá primerizo.

Puedo ver en una noche toda la saga de Star Wars una y otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *