No todos tenemos la fortuna de tener a nuestros abuelos, quizá algunos sólo tenemos a uno o dos, en ocasiones a ninguno.  Pero creo que casi todos guardamos recuerdos muy lindos de ellos.

Ahora como padre veo la importancia del papel que juegan los abuelos en el desarrollo y crecimiento de mi hija. Claro, no todo es miel sobre hojuelas, es complicado lidiar con las ideas y creencias que por generaciones se transmitieron, pero entendamos que estamos en tiempos y momentos diferentes, nuestra generación tiene al alcance una búsqueda en internet a cualquier consulta, será decisión nuestra seguir indagando o creer lo primero que leamos.

Los primeros consejos de los abuelos

Como ejemplo a lo anterior son muchos consejos que se nos dan en cuanto a la forma de criar, algunas cosas que ahora vemos como mitos por la información que hemos recopilado.

Como anécdota Nabyl recién nacida temblaba demasiado, no era época de frio y el cuarto donde estábamos, aislaba bien el clima exterior.

Uno de los primeros consejos que se nos dio fue envolverla en cobijas porque la niña temblaba por exceso de frio. Nosotros como padres primerizos obviamente escuchamos y seguimos los consejos, pero algo nos decía que no estaba del todo bien o quizá queríamos conocer la raíz del problema, así que acudimos a la pediatra.

Al entrar al consultorio, la pediatra casi pega el grito en el cielo (como dicen las mamás) ¡destápenme a esa niña! Le explicamos el problema, nos escuchó y después de la revisión nos dijo: la niña tiembla porque esta deshidratada.

¿Son importantes los abuelos?

Es más que claro que no todos tienen o se llevan bien con los abuelos de los niños, hablo desde lo que yo vivo como padre. Puedo decir que los abuelos de Nabyl son las segundas personas que detrás de nosotros la aman más.

Dicen que un niño que tiene unos abuelos a su lado, que tienen la oportunidad de crecer junto a ellos y poder beneficiarse de todo lo que estas figuras llenas de experiencia y sabiduría… tiene una gran suerte, y es que no todo el mundo puede tener bonitos recuerdos con los abuelos por unas u otras circunstancias.

Franco Voli, autor de ‘El arte de ser abuelos’ y presidente honorario de la Institución de Asuntos Culturales de España, reconoce en entrevista que para que los abuelos-canguro se sientan motivados en el cuidado de sus nietos, deben haber tomado ellos la decisión, es decir, han de sentirlo como una elección no como una obligación.

Lo comenté líneas atrás, pero ser abuela o abuelo, forma parte de la narración de esta nueva vida familiar enfocada en nuestros hijos. En muchas ocasiones podemos sentir enojo o frustración por ver como los abuelos tratan a nuestros hijos, no porque les peguen o griten, sino todo lo contrario, son consentidores.

Pero la realidad es que no podemos ejercer ningún cargo o derecho a los abuelos sino simplemente desarrollar sentimientos de orgullo por formar parte de este libro familiar.

Tener a los abuelos y hacerlos participes de nuestra familia ya es suficiente motivo de agradecimiento y autoridad moral, agradezcamos y presumamos estos grandes seres a todo nuestro entorno social.

Después hablaré de los abuelos-canguro, pero ahora agradezco infinitamente  a la fuerza del universo por darle a Nabyl estos cuatro seres denominados abuelos; Amalia, Susana, José y Antonio.

Nabyl no sólo lleva su sangre, a todos lados lleva parte de su corazón.

Compartir