La travesía de encontrar pediatra

Cómo en algunas entradas he mencionado, lamentablemente el personal de salud no está actualizado en algunos temas como lactancia y es difícil encontrar a quien lo esté, a nosotros nos tomó casi dos años pero al fin logramos encontrar a nuestra pediatra.

La primera vez que llevamos a Nabyl al pediatra fue a los 2 días de Nacida, con una pediatra ubicada a sólo unas cuadras de casa; en esa primera visita nos dio buenas recomendaciones, lactancia a demanda, corrigió el agarre de Nabyl al pecho, revisión muy detallada e incluso desmintió mitos que mis familiares me dijeron,  salimos realmente satisfechos e incluso acordamos entre papá y yo, siempre tomar decisiones informadas y tomar de la familia solo los consejos que consideramos útiles y lógicos.

La siguiente consulta fue terrible,  me regaño porque mi hija había subido casi 1kg de peso en un mes, me dijo que la lactancia no era a demanda, que diera agua y  te de ciruela pasa. Trate de seguir sus recomendaciones y espaciar las tomas de LM sin embargo, mi instinto me decía que no era lo correcto, así que comencé a leer sobre lactancia y entendí que la médico no estaba en lo correcto y que no seguía las indicaciones de la OMS.

La siguiente revisión mensual acudí con otro médico, recuerdo que lo primero que me dijo fue “ Vamos a recetarle esta fórmula para rellenar porque su leche ya no es suficiente, a los tres meses iniciamos con papillas y cereales”,  después de pesar a mi hija y terminar la revisión me dijo que si no quería darle fórmula no lo hiciera pues no era necesario, sin embargo, nuevamente me di cuenta que estaba desactualizado pues la OMS establece Lactancia Materna Exclusiva durante los primeros seis meses de vida.

El siguiente mes y hasta el año, acudimos con otra pediatra, revisaba muy bien a Nabyl, era puntual y formal, todo iba bien hasta que cuando Nabyl tenía 9 meses, nos dijo que era necesario dar fórmula e incluso nos dio varios muestras de esta, yo no estaba de acuerdo y consulte una asesora de lactancia y me explicó que mi hija iba bien de peso y la fórmula era innecesaria, además en los controles del IMSS nos indicaban que su peso era adecuado; decidimos no dar la fórmula pero cada revisión la pediatra nos repetía lo mismo y volvíamos a casa con más latas de fórmula.

Mi esposo pensaba que yo tenía una situación de odio hacia la fórmula,  pero no era ese mi problema, simplemente que con la información y asesoría que tenía, sabía que no la necesitábamos.

Con los meses descubrimos que si le decíamos que no habíamos dado la fórmula, la pediatra nos decía que el peso era muy bajo, pero que por el contrario cuando le decíamos que si la habíamos dado, aunque no lo hubiéramos hecho, nos felicitaba por la ganancia de peso de Nabyl.

Entonces decidimos dejar de ir con ella pues no tiene sentido mentirle al médico.

 

El IMSS…

Posteriormente llevamos los controles en el sector público, hasta que una amiga que es madre de  mellizas orgullosamente LME, nos recomendó a su pediatra. Hace unas semanas la visitamos y me lleve una sorpresa muy grata, la doctora fue amable con el trato a Nabyl, nos explicó cada cosa con fundamento, le detectó algunas cuestiones de salud que nosotros ni los otros pediatras  habíamos notado, e incluso me felicitó por mi lactancia “prolongada”.

La cuestión no es ir con un pediatra que nos diga lo que queremos escuchar, pues finalmente aunque leamos mucho, quien tiene el título, las  certificaciones y la experiencia es el médico, no nosotros; pero sí es importante acudir con un médico que esté actualizado, que brinde recomendaciones fundamentadas y que nos de seguridad y confianza al consultarlo.

Te puede interesar una entra anterior El inicio de la lactancia

Publicado por Elizabeth

Q.F.B egresada de Ciudad Universitaria.

Me gusta patinar cuando tengo oportunidad, mantener contacto con otras mamás y papás, para ampliar el conocimiento y experiencias sobre la crianza.

¡Me gusta la ciencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *