Tatuaje y lactancia materna ¿prohibición o no?

Un tatuaje es algo que siempre hemos deseado mamá y yo, esto aún cuando Nabyl no estaba entre nosotros. El mayor impedimento siempre fue el presupuesto, pero bueno, imaginemos que ahora todo brilla como perlas y estamos en posibilidades.

Aunque he consultado con algunos conocidos que se dedican por profesión a la salud y buscado diversas fuentes de información, realmente no hay un estudio o análisis focalizado 100% a este tema.

Por otro lado mamá aún ofrece pecho a Nabyl porque así lo demanda la pequeña. La pregunta que me surge….

¿Hay impedimentos para tatuarse durante la lactancia?

Evidentemente la preocupación puede ir más allá, por ejemplo transmisión de enfermedades como hepatitis B, hepatitis C o SIDA.

De acuerdo al portal e-lactancia.org: Por seguridad, los bancos de sangre y muchos bancos de leche no aceptan donaciones hasta pasados 4 a 12 meses de la realización de un tatuaje. Por ese motivo, algunos autores aconsejan esperar a finalizar la lactancia.

Esto es totalmente comprensible, me refiero a las reservas y/o precauciones que se toman en el sector salud, ya que “aunque los pigmentos y sustancias que se inyectan en el tatuaje pueden ser tóxicos, quedan retenidos bajo la piel y no pasan a sangre” entonces, si se tiene un tatuaje de tiempo atrás o se realiza uno durante la lactancia no está contraindicado, sólo es tener excesivo cuidado en cumplir un estándar sanitario.

En pocas palabras, no tatuarse con el primo de un amigo que soñó con ser tatuador, si no ir a lugares acreditados, donde se asegure la calidad tanto del trabajo como de la salud.

Las cremas o tratamientos que se aconsejan para la curación de la piel después de realizarse un tatuaje, en su mayoría son compatibles con la lactancia.

¿Hay o no riesgo?

Cómo todo en esta vida, no hay una línea recta que nos dicte el camino a la verdad, pero según lo catalogado por e-lactancia.org, basados en una semaforización.

Riesgo

Bastante seguro. Riesgo leve o poco probable. Lea el Comentario.

Conclusión

Cómo no es algo netamente necesario, yo pensaría en hacerlo una vez terminarda la lactancia de nuestra pequeña. Enfocarse a lo primordial que es nuestra bebé, porque si bien nos es mucho el esfuerzo, cuidar del tatuaje ya también es un tarea que adicionar a las ya cotidianas de la bebé.

Pero quizá ustedes tengan otra experiencia o comentario al respecto. Todo sobre el tema es bienvenido.

El artículo completo de e-lactancia aquí.

 

Imagen de portada tomada de https://www.avanzaentucarrera.com/llegaraser/guia-de-profesiones/profesiones-de-imagen-personal/tatuador/

Compartir
Publicado por Papá

Ing. Sistemas Computacionales.

Geek por gusto y profesión, papá primerizo.

Puedo ver en una noche toda la saga de Star Wars una y otra vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *