La importancia de leer las etiquetas de los alimentos

Hace unas semanas en México la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), el organismo encargado de regular los derechos de los consumidores, sacó a la luz un estudio en el que se determinó que la mayoría de las marcas que venden atún enlatado tenían porcentajes de soya mayores a los que se indican en más etiquetas.

De igual manera hace unos días los medios de comunicación sacaron notas con títulos amarillistas como “Profeco Detecta Leches Falsas”, haciendo referencia a que muchas marcas de bebidas lácteas con grasa vegetal no eran leche.

Esto ha causado asombro en la población, incluso indignación pues se sienten engañados, sin embargo,  me hizo notar cómo no tenemos la cultura de leer, ni siquiera lo que nos llevamos a la boca.

Ambos productos siempre han dicho en su respectivo etiquetdado que contienen soya y que no son leche.

Desde siempre recuerdo leer etiquetas, por simple curiosidad, sin importarme realmente qué era lo que estaba consumiendo. Sin embargo desde que soy madre me he dedicado a poner más atención en los ingredientes sobre todo de lo que nuestra hija consume.

Sí bien no hemos retirado de nuestra casa todos los alimentos industrializados, somos más cuidadosos al respecto.

¿Por qué es importante leer las etiquetas?

Principalmente deberíamos leer etiquetas por el simple hecho de saber qué estamos consumiendo y así no pensemos que estamos tomando leche cuando en realidad se trata de una bebida con grasa vegetal.

Por otra parte, las personas que sufren alguna enfermedad que requiere dietas especiales deberían leer las etiquetas pues así lograrían no exceder los límites máximos de cada nutriente o bien lograrían cumplir los requerimientos mínimos de estos.

Pero no solo es importante para personas enfermas, sino también en personas sanas, pues además de decirnos la cantidad de grasa o carbohidratos de los alimentos, también indica el porcentaje de ingredientes como el sodio, que debemos evitar consumir en grandes cantidades.

¿Qué información nos brindan las etiquetas?

Las etiquetas de los alimentos en general tienen dos cosas, la tabla con información nutrimental y los ingredientes principales. En la Tabla de información nutrimental se indican las Porciones por envase y el porcentaje por porción de contenido energético, grasas, carbohidratos, colesterol y contenido de sodio.

Aunque parezca que es más simple al no decir cantidades o porcentajes, la sección de ingredientes  es importante ya que en esta se enlista cada ingrediente según la cantidad presente en el producto, siendo el primer ingrediente el que se encuentra en mayor proporción y el último el que está en menor proporción.

Los otros nombres del azúcar

Otro punto que debemos resaltar en esta parte es que muchas veces creemos estar consumiendo un producto sano en cuyos ingredientes no se menciona la palabra “azúcar” sin embargo, se  utilizan muchos otros tipos de azúcares añadidos y con nombres que de alguna manera pueden engañar al consumidor.

Algunos de los nombres que podemos encontrar son: fructosa, dextrosa, glucosa, lactosa, galactosa, maltodextrina, melaza, jarabe de maíz, jarabe de maíz de alta fructosa, azúcar pulverizada, maíz dulce, azúcar invertida,  jarabe de arce, almíbar, jugo de caña.

La siguiente descripción de la etiqueta corresponde a un famoso polvo para preparar bebida sabor chocolate, en negritas se resaltan los diferentes azúcares añadidos que tiene y podemos ver que el primer ingrediente y por lo tanto el que se encuentra en mayor proporción es azúcar.

Azúcar, sólidos de jarabe de maíz, cocoa, fosfato de calcio, lecitina de soya (emulsificante), cloruro sódico, óxido de magnesio, saborizante a chocolate, natural y artificial, vitamina C, saborizante de vainilla natural y artificial, fumarato ferroso, maltodextrina, sulfato de zinc, vitamina A, niacina, vitamina E, pantotenato de calcio, biotina, vitamina D3, vitamina B12, riboflavina, tiamina, clorhidrato de piridoxina, yoduro de potasio y palmitato de ascorbilo (antioxidante).

Conclusión

Debemos reforzar el hábito de leer etiquetado de los productos que consumimos, principalmente de los alimentos. Puede parecer una tarea difícil y cansada pero darle un simple vistazo a la lista ingredientes no nos toma mucho tiempo y nos puede ayudar mucho a diferenciar entre un producto sano y uno que no lo es; y así poco a poco cambiar nuestros hábitos alimenticios.

Te dejamos una guía rápida para leer etiquetado, elaborada por el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán.

http://www.innsz.mx/documentos/diabetes/9.%20Aprender%20a%20leer%20etiquetas%20smne.pdf







Publicado por Elizabeth

Q.F.B egresada de Ciudad Universitaria.

Me gusta patinar cuando tengo oportunidad, mantener contacto con otras mamás y papás, para ampliar el conocimiento y experiencias sobre la crianza.

¡Me gusta la ciencia!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.